Casa » Teoría literaria » Arrozales sangrientos: guerra en vietnam 978-8441432147 PDF MOBI

Arrozales sangrientos: guerra en vietnam Buenos libros para leer descarga gratuita

En nuestro sitio web cloud.amci.com.mx, no solo puede descargar un libro Buenos libros para leer descarga gratuita Arrozales sangrientos: guerra en vietnam 978-8441432147 PDF MOBI en formato fb2, epub, pdf y txt sin registrarse, sino que también puede confiar en la calidad de estos libros. Cada libro antes de agregar al sitio se comprueba para la calidad del archivo.

Arrozales sangrientos: guerra en vietnam Buenos libros para leer descarga gratuita
  • Libro de calificación:
    4.65 de 5 (327 votos)
  • Título Original: Arrozales sangrientos: guerra en vietnam
  • Autor del libro: Carlos canalesmiguel del rey
  • ISBN: 978-8441432147
  • Idioma: ES
  • Páginas recuento:272
  • Realese fecha:2012-10-03
  • Descargar Formatos: EPUB, MOBI, TXT, iBOOKS, DJVU, FB2, DOC, ODF
  • Tamaño de Archivo: 14.65 Mb
  • Descargar: 3327
Secured

Arrozales sangrientos: guerra en vietnam Buenos libros para leer descarga gratuita

Durante más de diez años Vietnam resonó en la cabeza de toda una generación que vio cómo, de repente, todo lo que conocía y le era familiar cambiaba. Había luchado contra el comunismo, que amenazaba con destruir sus costumbres más arraigadas, y el comunismo ya no existía salvo en zonas aisladas. Había visto cómo los políticos se enzarzaban en discusiones sobre el reparto de Europa, y «el muro» que partía Berlín, lo que constituía la separación física de ambos bandos y dos concepciones de vida diametralmente distintas, había caído. Esa generación, la primera que veía una derrota del ejército de los Estados Unidos y que sus soldados no regresaban a casa aclamados por multitudes en brillantes desfiles, se preguntaba a finales del siglo XX para qué había servido tanta destrucción, si todo se mantenía igual. ¿Merecía la pena que durante once años se hubiera derramado la sangre joven de uno y otro bando? Cuando se unificó en 1976, Vietnam no cambió. Seguía habitado por la misma gente luchadora que en 1887 vio que unos hombres blancos, ajenos a su vida y costumbres, decidían gobernarlo. Había tardado casi cien años pero, por fin, había expulsado a los franceses y a los estadounidenses.